Talasoterapia, agua de mar para curar enfermedades

Talasoterapia, agua de mar para curar enfermedades

talasoterapia2.jpg

Agua de mar, sales, algas, barro y otras sustancias provenientes del océano pueden servir como un eficaz método terapéutico. Es la llamada Talasoterapia, la que consigue muy buenos resultados sobre todo con las enfermedades reumáticas.

Si existe un elemento de la naturaleza íntegro y completo ese es el mar. En el agua del océano podemos encontrar todos los elementos de la tabla periódica, por lo que éste se transforma en una fuente de beneficios para nosotros. Y si bien el mundo marino se utiliza bastante para elaborar cremas y cosméticos nutritivos, también puede usarse para mejorar la salud de las personas.

La Talasoterapia funciona como un método natural para sanar dolores y combatir ciertas enfermedades como las reumáticas, dermatológicas, cardíacas, infecciosas, nerviosas y metabólicas entre muchas otras. Para realizar esta terapia el agua de mar es recogida a más de mil metros de la orilla, depurada con rayos ultravioletas y esterilizada, para así acabar con los gérmenes que posee.

talasoterapia3.jpg

Una vez lista para su fin terapéutico, el agua es utilizada a una temperatura de 37º Celsius, lo que permite una mejor absorción a través de la piel. La idea es que ésta última sea capaz de retener todos los contenidos minerales que son beneficiosos para la salud. Además de los masajes que las olas producen sobre el cuerpo.

Es más común encontrar centros de Talasoterapia en balnearios que en la ciudad. En estos se ofrecen tratamientos como el recubrimiento del cuerpo con algas liofilizadas, cataplasmas de barro e inmersiones en agua de mar y masajes con chorros de agua en zonas localizadas, entre otros.

Beneficios de la Talasoterapia

Por su alto contenido de calcio, potasio y azufre las terapias con agua de mar son útiles para mantener el tono cardíaco y muscular y a la vez, para retardar el reumatismo y calmar los dolores que esta enfermedad implica. El fondo marino se compone de yodo y magnesio, elementos que funcionan como poderosos desinfectantes y antioxidantes que refuerzan el sistema inmunológico.

talasoterapia4.jpg

Esta terapia también es recomendable desde el punto de vista dermatológico, ya que revitaliza las células cutáneas y los tejidos. De esta manera retarda el envejecimiento, reafirma la piel y previene la celulitis.

Las algas son bastante eficaces a la hora de reducir los niveles de colesterol en la sangre, lo que ayuda a prevenir la hipertensión y mejorar el funcionamiento del metabolismo de grasas.

En fin, los aportes que entrega el océano a la salud de nuestro cuerpo son múltiples. Eso sí, se debe tener claro que el efecto sanador de la Talasoterapia comienza a funcionar después de los primeros tres días, ya que es ahí cuando el organismo libera toxinas. Al darse este proceso, se experimenta una gran sensación de cansancio. Sin embargo, después de la terapia, la cual puede durar hasta seis días, el cuerpo mantiene por meses o hasta por un año la energía ganada.